El nuevo mapa del campo

GUÍA COOPES, SECCIONES

“El Sector agropecuario: Evolución y Conflictos Recientes”, Educo, 2009
“El Sector agropecuario: Evolución y Conflictos Recientes”, Educo, 2009

Hoy se cumple un año de aquel memorable voto “no positivo”  del vicepresidente Julio Cobos. La editorial de la Universidad editó un libro que estudia el nuevo panorama agropecuario del país. Uno de los autores, Demetrio Taranda, explicó los puntos centrales de su análisis.

“El Sector agropecuario: Evolución y Conflictos Recientes” es el nombre de una de las más recientes publicaciones de Educo, la editorial perteneciente a la Universidad Nacional del Comahue –UNCo-. Tal como señala el catálogo de este año, el libro fue escrito por dos historiadores, un sociólogo y un economista, que se encargan de analizar la actualidad del campo argentino, donde la producción de granos y la ganadería, históricamente dos soportes fundamentales de la economía nacional, han ido perdiendo terreno frente al Boom de la soja, que desde mediados de los ´90 viene cambiando las reglas de juego del sector, algunas todavía herederas de la época colonial.

Entre otras cosas, desde esas páginas se trata de comprender cómo imprevistamente de un día para otro el gobierno se encontró frente a un problema que acabó por dividir a una sociedad en dos. Para echar luz sobre éste y otros temas que se abordan a lo largo del trabajo, uno de sus autores, Demetrio Taranda, sociólogo y docente de la UNCo, conversó con Marcelo Pascucio, conductor del ciclo radial La Palangana -que todas las mañanas de lunes a viernes, se emite por FM Unco-Calf-.

En primer lugar, Taranda explicó que se trata de un conflicto que tiene como actores principales a los grandes productores -“clases propietarias con un capital de tierras aptas, de cien hectáreas para arriba”, detalla- que pertenecen exclusivamente a las provincias que conforman la región que se conoce como la Pampa Húmeda –Buenos Aires, La Pampa, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos-, donde se concentra casi la totalidad de la producción agrícola ganadera.

“En 2002, entre 100 y hasta 2500 hectáreas en estas cinco provincias manejaban el 58 % de las explotaciones agrícolas. Ahí se generó una estructura socio productiva muy particular a partir de la desregulación de la producción agrícola ganadera del menemismo, sumada a la introducción de la soja transgénica que venía acompañada de una gran demanda de soja en oriente”, explicó.

“Esta dinámica generó una base social muy ligada al aprovechamiento particular de una renta extraordinaria que lógicamente se deriva del precio internacional y de la alta productividad natural de esta región”, sostuvo Taranda

El catedrático también fue muy claro al exponer el lado oscuro de esta coyuntura, de la que sólo han sacado rédito unos pocos y que en contrapartida ha perjudicado severamente la economía y la estructura económica de todo un país.

“El problema de la soja es que, en comparación con el trigo y el maíz, es una producción relativamente más barata y lamentablemente desde Menem para acá su expansión ya es inalterable –sentenció-. Nadie se interesó por esa cuestión y hoy hemos perdido la producción de granos y espacios muy importantes en la exportación de carnes. Imaginate que hoy en día el mayor exportador de carne es Brasil”.

Con respecto  a cómo el estado debería encarar la situación del campo de aquí en más, consideró necesario “generar condiciones tales que sean rentables y beneficiosas para todos, y no depender tanto de la soja. Esto implica una racionalidad estatal de tal manera que genere estímulos para que se oriente la producción agropecuaria argentina. Cuando yo exporto con mayor valor agregado más beneficio para nuestro país”.

Audio para descargar



Deja un comentario