La plata de la mina contamina la UNCo

Educación, SECCIONES
090713 minera la alumbrera 2
Vista del yacimiento Bajo la Lumbrera

El modelo extractivo exportador de la megaminería en Argentina sigue avanzando. Sus efectos contaminantes han penetrando la estructura social de diferentes formas. Ahora las universidades nacionales financiarán parte de sus investigaciones con fondos provenientes del proyecto minero más grande y -judicialmente demostrado- contaminante del país, a no ser que la sociedad se movilice para impedirlo. En diferentes regiones del país ya ha comenzado la resistencia… ¿qué pasa en la Universidad Nacional del Comahue?

En el año 2008 el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), cuerpo integrado por los rectores de todas las universidades públicas, aceptó recibir 50 millones de pesos de fondos provenientes de Bajo La Alumbrera. La megaempresa multinacional ya ha sido procesada por contaminación debido a la explotación por lixiviación de cianuro a cielo abierto de este yacimiento ubicado en la provincia de Catamarca.

Sin mayor debate, el 18 de mayo de este año el CIN aprobó una nueva partida de fondos para las universidades nacionales, esta vez de 36,8 millones de pesos, mediante la resolución 699. En defensa de una decisión que está siendo cuestionada por diferentes sectores sociales el presidente del CIN y rector de la Universidad Nacional de Rosario, Darío Maiorana, argumentó que “los rectores nos limitamos a discutir la distribución que nos pedía el ministerio”. Y es cierto, comentan que la mayor discusión se dió en torno a quién se quedaba con el pedazo más grande de la torta.

¿Por qué el dinero de La Alumbrera va a parar a las universidades?

Básicamente porque así lo decidió el Congreso Nacional ¡en 1958! Se trata de la ley 14.771, que creó la sociedad Yacimientos Mineros de Agua de Dionisio (YMAD), integrada por el gobierno de la provincia de Catamarca, la Universidad de Tucumán (descubridora del yacimiento) y el Estado Nacional. El objeto de la sociedad era realizar tanto la explotación de los minerales existentes en la zona minera de Agua de Dionisio en la provincia de Catamarca como la comercialización e industrialización de sus productos.

La ley establece, además, en su artículo cinco, que la YMDA “podrá celebrar convenios con personas físicas o jurídicas, privadas, públicas o mixtas, sean nacionales o extranjeras, a los fines de transferir sus derechos de exploración y/o explotación, ya sea en forma total o parcial, de los yacimientos de su distrito minero”. También establece, en el artículo 18, que un porcentaje de las utilidades líquidas se distribuiría entre las universidades nacionales.

Pasaron muchos años, hasta que en 1994, con el fin de explotar la mina y porque las tendencias de la década lo imponían -y el código minero lo permite-, la estatal YMAD conformó una unión transitoria de empresas con Minera Alumbrera Ltd (MMA), que se mantiene hasta hoy. MMA está gerenciada por Xstrata Copper (con base en Australia) que, a su vez, depende de la empresa matriz Xstrata Plc (con base en Suiza y Gran Bretaña).

El 50 por ciento del paquete accionario de MMA está en manos de Xstrata Copper, en tanto las empresas canadienses Goldcorp Inc. y Yamana Gold, cuentan respectivamente con el 37,5 y el 12,5 por ciento de las acciones. Yamana Gold, además, posee el 100 por ciento de las acciones de la mina Agua Rica, cercana a Bajo La Alumbrera, y que Xstrata Copper conduce el proyecto minero binacional de El Pachón ubicado un 90 por ciento en territorio argentino (valle de Calingasta) y el resto en territorio chileno.

El prontuario de Bajo La Alumbrera

vista aerea de la mina Bajo La Alumbrera, Catamarca.
Vista aérea de la mina Bajo La Alumbrera, Catamarca.

Esta empresa ha operado desde 1.997 con las nocivas técnicas de la minería a cielo abierto. Se trata del mayor emprendimiento minero del país, y se extiende en varias provincias: aunque se encuentra en Catamarca, el concentrado es transportado en un mineraloducto de 316 kilómetros que llega hasta Tucumán, atravesando poblaciones y lechos de río. Luego de su tratamiento y una vez obtenido los metales, éstos son transportados por un ferrocarril propio (el Tren azul) hasta las instalaciones portuarias (también propias) de San Lorenzo, en Santa Fe.

Horacio Machado, investigador de la Universidad Nacional de Catamarca, indica que la compañía minera obtuvo un permiso de extracción de 1.200 litros de agua por segundo (alrededor de 100 millones de litros por día). Respecto del consumo de energía, para 2003, éste fue de 764,44 GW. Esto equivale al 170 por ciento del total del consumo de la provincia de Catamarca y al 87 por ciento de Tucumán.

Por supuesto, todos estos datos, que no son incluidos en el costo final del producto, presagian nuevos problemas, que van desde la escasez de agua hasta la demanda de construcción de nuevas represas hidroeléctricas, enteramente al servicio de las compañías mineras, algo previsto para los futuros emprendimientos.

En 1998, el ex-secretario de Medio Ambiente de la provincia de Tucumán, el Biólogo Juan González, denunció a Minera Alumbrera Limited por violación de la Ley 24.051 de Residuos Peligrosos ya que en el fondo de un arroyo se hallaron niveles de plomo, cadmio, cobre, selenio, mercurio, cianuro y arsénico superiores a los límites establecidos por la normativa aplicable.

La compañía fue procesada por la justicia federal de Tucumán, por daños ambientales, constituyéndose en el primer fallo en Latinoamérica contra una minera.

La lista de perjuicios enumerados en un informe realizado por la Secretaría de Minería de la Nación del 2007 es muy larga, pero se pueden recordar los principales:

  • contaminación del aire: gases tóxicos y lluvia ácida con efectos terribles sobre la salud humana (cánceres, enfermedades respiratorias y de la piel) y el medio ambiente (ataca las hojas de los vegetales, la piel de los animales, etc.)
  • contaminación del agua: causada por los derrames tóxicos de minerales luego que se rompiera en varias ocasiones el mineraloducto de la empresa. Esto se suma al uso excesivo e indiscriminado de los recursos hídricos que provocó la desaparición de gran parte de las actividades agrícolas en los departamentos cercanos.
  • contaminación de los suelos: producida por deposito de partículas sedimentadas por el vertido directo de los productos líquidos o por la infiltración de productos del entorno minero, que luego pasan a contaminar las reservas subterráneas de agua. Esto se suma a la erosión y desertificación producto del movimiento de la capa superficial del suelo con toda su vegetación.

La multinacional aun no ha sido obligada a suspender sus actividades. Y quizás ahora que es “madrina” de tantas casas de altos estudios la Justicia distraída se olvide de sus delitos.

Rechazo de la comunidad universitaria

La Universidad de la Patagonia, sede Esquel, fue la única unidad académica que, en 2008, decidió no aceptar los fondos por motivos éticos. Este año, y luego de emitida la resolución 699 del CIN, otros y otras se suman fortaleciendo el rechazo.

Adolfo Perez Esquivel, premio Nobel de la Paz, en su Carta a la CIN y a los rectores de las Universidades Nacionales argumenta: “Las universidades, sobre todo la universidad pública, tiene el deber de mantener una mirada crítica sobre toda actividad productiva y sus impactos sobre la población. Mantener esta distancia crítica implica que la universidad goce de una total independencia para desarrollar sus investigaciones. El hecho de que la producción de saberes técnicos dependa de fondos originados en una actividad tan cuestionada como la que desarrolla Minera Alumbrera Ltd. le resta confiabilidad.”

Este año, la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba, fue la primera en pronunciarse sobre los dineros provenientes de la explotación minera a cielo abierto. A través de una carta remitida por la decana de esa Facultad, Patricia Altamirana, se solicitó que: “Promueva en el Consejo Superior de la Universidad Nacional de Córdoba la elaboración urgente de un Plan de Acción para lograr que otras Universidades Nacionales también rechacen estos aportes porque condicionan la necesaria independencia de las universidades cada vez que investigan y producen dictámenes técnicos, y porque la empresa que gerencia la mina, Alumbrera Copper, y las restantes poseedoras del paquete de acciones, Goldcorp Inc. y Yamana Gold, han sido acusadas en distintos países (incluido Argentina) por incumplir normas vigentes, violar derechos humanos, dañar el ambiente y comprometer la existencia y funcionamiento de cuencas hídricas vitales para ambientes semiáridos.La Universidad Nacional de Córdoba y en general las otras universidades públicas de la Nación no pueden recibir dinero de empresas cuyos directivos enfrentan causas penales y que ignoran además los derechos que tienen las futuras generaciones de argentinos.” Además, se solicitó la creación de una Comisión en el ámbito de la universidad, con representantes de distintas facultades, “para que investigue porqué se aceptó un aporte similar en el año 2008 sin el suficiente debate y consideración de los aspectos éticos.”

Por su parte, los profesores y profesoras de la Universidad de Catamarca en una carta dirigida al rector, y por su intermedio al Consejo Superior, también solicitaron el rechazo de los fondos considerando que profundas razones éticas y políticas de fondo justifican la solicitud. Además, de que la empresa tiene un fallo firme en contra por delito, el cuerpo docente remarca que “tampoco se debe desconocer ni hacer caso omiso de las cuantiosas y graves denuncias que, más allá de los estrados judiciales, vienen realizando las poblaciones aledañas sobre el severo impacto socioambiental, económico, político y cultural negativo que esta explotación ha significado y continúa provocando en su vasta zona de influencia.”

En un comunicado de prensa estudiantes de 8 universidades públicas se sumaron al rechazo: “L@s estudiantes agrupad@s en el Frente Popular Darío Santillán sostenemos que este tipo de vínculos entre instituciones universitarias y empresas privadas son completamente contrarias a los fines para los que debe destinarse los saberes producidos en el marco de la educación pública. En esta dirección, entendemos que la universidad debe ser autónoma de los intereses multinacionales y la investigación universitaria debe estar orientada a satisfacer las necesidades populares, en vista de fundar un pensamiento crítico y emancipador. Por lo tanto, los vínculos entre la universidad y la sociedad deben estar dirigidos a este fin y no a solventar la formación de técnicos afines a empresas que, como en el caso de Alumbrera Ltd., saquean los bienes naturales de nuestro país, dejando a su paso sed, hambre, muerte y desolación”. El sector estudiantil del FPDS está conformado por agrupaciones de las Universidades Nacionales de La Plata, Mar del Plata, Rosario, Centro de la Provincia de Buenos Aires, Luján y Comahue (Frente por la Unidad de Clase, de Trabajo Social) y por estudiantes independientes de Capital Federal, La Matanza, Tucumán, Córdoba, Necochea y Neuquén (Instituto de Formación Docente Nº 6).

La Universidad Nacional del Comahue

En los pasillos de la Secretaría de Hacienda se comenta que la UNCo ha recibido del Ministerio de Economía y Planificación la suma de 1.238.000 pesos, que serían discutidos en el mes de agosto en el Consejo Superior, al momento de la distribución del presupuesto 2009.

Sectores estudiantiles ya están movilizándose. En diálogo con (8300)web Lorena Riffo y Santiago Nabaes, intengrantes de la Coordinadora Independiente, advirtieron que están trabajando activamente para oponerse al financiamiento de la universidad con dinero de la megaminería. “Se trata de financiamiento ilegítimo que viola la autonomía universitaria, con todo lo que ello implica”, asevera Santiago, Consejero Superior entrante por la Coordinadora. “En todo caso, estos fondos debieran ser parte del presupuesto general; no venir asignados a un sector específico desde fuera de la estructura universitaria”.

“Cuestiones como ésta, que hoy se nos plantea con la minera, reavivan debates profundos sobre qué tipo de conocimiento estamos construyendo en y desde la universidad”, agrega Lorena, también Consejera Superior, “saliente” en este caso, hasta que se concrete la sesión extraordinaria -suspendida por la Gripe- en que asuman los nuevos consejeros. Además, “la universidad vive en un estado constante de ahogo presupuestario, por lo que hay sectores que pretenden la aceptación de estos fondos. Junto a los vecinos de Loncopué -que dicen No a la mina en Campana Mahuida- y estudiantes de Turismo estamos organizándonos para que en la comunidad universitaria tomemos conciencia sobre los riesgos socio-económicos, ambientales, cultuales y también institucionales -hacia el interior de la universidad- que acarrea la minería. Para eso pensamos promover talleres, debates y charlas con especialistas en el tema, para llegar a la sesión del Consejo Superior con una comunidad movilizada e informada”.

Más información:

Entrevista a Maristella Svampa sobre los efectos de la minería – (8300) web.

Todos los documentos relacionados con los fondos de Bajo la Alumbrera y las universidades (y más también) podés encontrarlos en esta recopilación realizada por AMU de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNCPBA.

Ley 14771 Aguas de Dionisio


Video No a la Minería con actores y actrices famosas

6 comments

  • Exclente nota! ¿Nadie la comenta?
    Tal cual sucede con Monsanto y la UBA y Lomas de Zamora (leer MU).
    Es arrodillarse, es terciarizar y comercalizar el conocimiento, es someterse al capital, es mutar de ser constructores con grandes posibilidades de transformación de la realidad a seres acríticos alejados de la relalidad.
    Un apluso a estas investigaciones!

  • Celebro la nota. Soy docente de la UNC y con colegas de distintas universidades nacionales, estamos socilitando el rechazo de estos fondos. Agradecería que se citara la fuente de los datos aportados por el querido colega Horacio Machado y el párrafo mismo en que ellos aparecen, los que pertenecen al libro que reune las investigaciones desarrolladas por cuatro equipos de investigación de las UUNN de General Sarmiento, Córdoba, Catamarca y la UBA. El libro en cuestión es Maristella Svampa- Mirta Antonelli (editoras) Minería transnacional, narrativas del desarrollo y resistencias sociales, Buenos Aires, Biblos, 2009. Con él, hemos tratado de aportar investigaciones para poner en debate la mega minería a cielo abierto, colaborar en la construcción de agenda pública sobre este modelo productivista que invoca el “desarrollo sustentable” y hacer escuchar las voces universitarias críticas a este modelo . Un cordial saludo
    Mirta Antonelli
    Facultad de Filosofía y Humanidades
    UNC

  • En 2008 se publicó el libro El gran despojo, de Eduardo Pastoriza. Lo recomiendo porque describe en forma documentada el proceso de entrega de los recursos, el saqueo económico, la contaminación que produce, etc. etc, la explotación del yacimiento Bajo de La Alumbrera, en Catamarca. También lo escuché al ingeniero Pastoriza en La Rioja donde dió una charla en apoyo de los movimientos asambleístas que se oponen a la explotación del Famatina. Esto es una desastre. Por más que se avise y se alerte sobre este tema el gobierno sigue adelante con nuevos proyectos!
    Alberto Rodríguez

  • A los muchachos del 8300 y La Palangana mis felicitaciones y agradecimiento por este artículo, y los anteriores -(al respecto de Campana Mahuida, entrevista a Dr. Raul Montenegro, entre otros) .Estos artículos se constituyen, en una importante herramienta para desenmascarar, y hacer visible una parte del “plan” de saqueo, degradación y exterminio de la vida (toda) llevado adelante con el discurso del desarrollo local, el desarrollo sustentable-sostenible, etc.
    Y para lo cual, las empresas con los personeros de turno en cada país latinoamericano,(“fundamentalistas de mercado”) instrumentan estrategias cada vez más sofisticadas,(proyectos: educativos sobre la mineria, planes de remediación, tecnologías apropiadas,etc.etc) intentar convencernos de los beneficios de su plan.
    Para quienes aún tienen dudas, respecto a las acciones que venimos llevando adelante en el Foro Permanente por el Medio Ambiente en Neuquén, recomendamos el libro “Minería transnacional, narrativas del desarrollo y resistencias sociales” (Svampa y Antonelli) que se menciona en la nota y los invitamos a unirnos en la Campaña por la Ley contra la mega minería contaminante-tóxica en Neuquén)
    Gracias nuevamente. Silvia
    Fundación Ecosur _Filial Patagonia Norte-

  • Felicitaciones.
    Hasta la ONU lo toma y lo envñia en su boletin de esta semana:

    Argentina – Universidades en zona de riesgo ético

    BUENOS AIRES, Argentina (IPS).- Una organización no gubernamental de Argentina advierte que un consorcio minero, cuestionado por operaciones contaminantes, reparte utilidades millonarias con universidades públicas desde hace dos años, con lo cual se amenazaría así la independencia de sus eventuales informes técnicos.

    El alerta fue disparado por el biólogo Raúl Montenegro, de la Fundación para la Defensa del Ambiente, a raíz del reparto de beneficios por más de 86 millones de pesos (unos 22 millones de dólares) que hizo Minera Alumbrera Limitada en 2008 y este año entre 40 universidades de distintas provincias, por un compromiso legal.

    La documentación obtenida por Montenegro muestra la distribución proporcional hecha por el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), que reúne a los rectores de todas las casas de altos estudios públicas de Argentina, sin que la información se difunda ni los detalles y destino de los fondos.

    Montenegro, profesor de biología en la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), en la central ciudad homónima, pidió a esa casa de estudio rechazar su cuota de esos fondos, crear una comisión que investigue cómo se aceptaron, y pedir en forma “urgente” el rechazo del dinero por parte de las demás universidades.

    A raíz de su advertencia, la Facultad de Psicología de la UNC fue la única que se pronunció por el rechazo y, tal como recomendó Montenegro, pidió a la UNC investigar los hechos. La universidad cordobesa, la más antigua del país, se comprometió a estudiar más a fondo el tema y pronunciarse en agosto.

    Este académico y dirigente ambientalista, ganador del premio Nobel Alternativo 2004 por su desempeño, dijo a IPS que esos aportes “condicionan la necesaria independencia de las universidades a la hora de elaborar dictámenes técnicos”. Además, advirtió, la firma que distribuye los beneficios “tiene serios cuestionamientos por contaminación”.

    “Aceptar o no los fondos no es un tema técnico, es político. La universidad debe decir que no, porque lo contrario es violar normas éticas”, añadió.

    Silvana Buján, de la Fundación Bios, informó a IPS que pidió lo mismo a la Universidad Nacional de Mar del Plata, en el sur de la oriental provincia de Buenos Aires, es decir que se rechacen esos fondos que fueron aceptados por el CIN, pero que no le respondieron.

    “Entre los docentes (profesores) hay dos posturas sin matices: o se acepta recibir fondos ‘de donde sea’, o se rechazan algunos desde la ética”, dijo. Pero aseguró que hay universidades en las que “sus docentes están interpelando a la autoridad para que expliquen si han aceptado ese dinero sucio”.

    “Hay muchos consejeros superiores que ni estaban enterados. No creemos que los excuse. Resulta muy extraño que un fondo tan cuestionable pueda pasar desapercibido como ingresos generales disimulado en un paquete de dinero mayor, sin que se explique de dónde vienen esos fondos de manera discriminada”, opinó.

    “Si acaso ha sido así, debiera evaluarse la posibilidad de su devolución y tomar recaudos para futuras partidas, en las cuales se sepa la procedencia y se evalúe así su legitimidad y su impronta ética”, anticipó

    El presidente del CIN, Darío Maiorana, rector de la Universidad Nacional de Rosario, en la central provincia de Santa Fe, explicó que los rectores se limitaron a discutir la distribución de los fondos por pedido del ministerio de Educación. “Eventualmente, las universidades podrían negarse a recibirlos”, admitió, pero el reparto que asigna esos beneficios es legal.

    El tema es complejo y polémico.

    Para la explotación del yacimiento Bajo la Alumbrera, en la occidental provincia de Catamarca, la empresa Minera Alumbrera Limitada, administrada por la firma suiza Xstrata Cooper y las canadienses Goldcorp y Northern Orion Resources, firmó en 1999 una alianza transitoria de empresas con Yacimientos Mineros Agua de Dionisio (YMAD).

    YMAD, que percibe 20 por ciento de las utilidades de la explotación, es la empresa dueña de los derechos de exploración y explotación del yacimiento a cielo abierto más grande del país, y está conformada por el gobierno nacional y el de la provincia de Catamarca, y la Universidad Nacional de Tucumán

    Por ley argentina, YMAD debe repartir los beneficios de la explotación del yacimiento de la siguiente forma: mitad para la Universidad Nacional de Tucumán y la otra mitad a repartir en el resto de las universidades públicas del país. En los dos últimos años, cuando la empresa pudo empezar a repartir utilidades, comenzó la distribución.

    La instalación consta de un yacimiento a cielo abierto que produce anualmente 180.000 toneladas de cobre y 600.000 onzas troy de oro, un mineraloducto de 317 kilómetros que va de Catamarca a la vecina provincia de Tucumán, y un electroducto de más de 200 kilómetros para transportar energía.

    Desde fines de los años 90, pobladores vecinos del yacimiento tanto en Catamarca como en Tucumán denuncian la contaminación del aire y el agua a raíz de la explotación. En 2008, la justicia de Tucumán procesó por contaminación de un efluente al vicepresidente de la firma minera, Julián Rooney.

    Las pericias habían detectado concentraciones superiores a lo esperado de sulfatos, molibdeno, manganeso, arsénico, hierro y boro en el agua del canal tucumano DP2, donde la minera vierte sus efluentes. A su vez, se investiga el impacto de roturas del mineraloducto, por donde escapan derrames.

    Urbano Cardozo, vecino de la entidad Vecinos Andalgalenses Autoconvocados por la Vida, dijo a IPS que tienen documentadas cinco roturas del mineraloducto, y que los técnicos de la firma que van a recoger las pérdidas lo hacen con trajes y guantes especiales, cascos, máscaras, antiparras y botas

    Hay también frecuentes filtraciones de metales pesados del dique de cola, afirman los vecinos, que van al río Vis-Vis.

    http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=92753

Deja un comentario