Cumbre del G8: Anticipan que aumentará el desempleo

Política

Nueva edición del G8
Nueva edición del G8

Durante el cierre de una nueva cumbre del G8 el Director del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn se refirió a la crisis mundial y sus afectos. Aseguró que el mercado de trabajo será el área de la economía que se verá más resentida a largo plazo y que el desempleo seguirá creciendo durante, al menos, los próximos 2 años.


Strauss-Kahn explicó que si bien actualmente los mercados financieros se están estabilizando, este proceso de recuperación será lento y experimentará variaciones según la región.  Según sus palabras, al buscar mecanismos para evitar y minimizar los peores efectos de la crisis económica mundial, se han ido creando nuevos problemas que hoy son responsabilidad de los líderes del mundo afrontar a la bervedad.

“Pase lo que pase con los tiempos de la recuperación, más largos serán los efectos sobre el mercado del trabajo. El desempleo aumentará en 2010 y quizá también en 2011, depende de los países”, aseguró.

El directivo de la entidad financiera fue contundente respecto a las posibles consecuencias ligadas a este complicado panorama: “Si no se disponen esfuerzos enérgicos contra el desempleo, podríamos ser incapaces de afrontar sus efectos”, advirtió.

También estimó necesario comenzar a idear estrategias de salida a las medidas extraordinarias a las que se echó mano para combatir la crisis, tales como los planes de estímulos puestos en marcha alrededor del mundo que ayudaron a evitar una depresión económica de dimensiones catastróficas.

La hambruna y el calentamiento global, también entre las prioridades


Otro de los temas que, como era de esperar, formó parte de la agenda de esta cumbre que anualmente reúne a los líderes de las ocho naciones industrializadas más ricas de la tierra fue el del hambre a nivel mundial.

En un intento por paliar esta delicada situación, los gobernantes presentes firmaron un acuerdo titulado “Declaración sobre seguridad alimentaria” en el que las naciones más poderosas se comprometen a movilizar un total de 20 mil millones de dólares en los próximos tres años que serán destinados a combatir el hambre en el mundo.

El documento, en el que los firmantes se manifiestan “profundamente preocupados por la seguridad alimentaria global”, incluye un dato escalofriante: “El número de las personas que sufren hambre y viven en la pobreza son hoy más de mil millones”

Otro tema que no podía estar ausente era el del calentamiento global. Si bien en este apartado los presentes también formalizaron un acuerdo para enfrentar el cambio climático, hubo opiniones encontradas respecto a las formas de implementación de las políticas definidas.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, admitió que es difícil superar estas diferencias en el marco de la actual crisis económica ya que las medidas adoptadas pueden afectar las posibilidades de recuperación. Los países emergentes, por ejemplo, quieren resguardarse de “no sacrificar sus aspiraciones de desarrollo” en esta lucha, explicó el primer mandatario.

El acuerdo se centra principalmente en el compromiso de reducir las emisiones de gases contaminantes y la colaboración de las naciones más avanzadas para ayudar a los países en vías de desarrollo –en los que la erradicación de la pobreza es prioridad- a una mejor adaptación a los efectos nocivos del cambio climático.

La cumbre tuvo lugar en la ciudad italiana de L’Aquila entre el miércoles y el jueves de esta semana y contó con la participación de representantes de las siete naciones más poderosas del mundo – Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Reino Unido más Rusia.

Deja un comentario