Nuevo encuentro del G8

El mundo

los mismos de siempre, lo mismo de siempre...
Los mismos de siempre, lo mismo de siempre...

En la ciudad italiana de L’Aquila quedó inaugurada en la mañana de éste miércoles la cumbre del G8. Participan en ella los 7 países más poderosos del sistema capitalista mundial (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Reino Unido) más Rusia.

Durante dos días los representantes de los países más poderosos debatirán y lograrán acuerdos en temas primordiales para sus economias como la crisis económica, la continuidad de las medidas de ayuda estatal para apaciguarla, la coordinación de esfuerzos una vez estabilizadas las economías y el cambio climático.

Las actividades acordadas consistirán en una sesión de trabajo (miércoles por la tarde), negociaciones bilaterales y la sesión extendida (jueves) a los lideres de Brasil, India, China, México y Sudáfrica (G8 más G5). En esta última se acordaría concluir de forma exitosa la Ronda Doha “para el desarrollo” de la Organización Mundial del Comercio para el año 2010. Con ella se busca reanudar una vez más las conversaciones después de ocho años de estancamiento, debido a la negativa de los países del Tercer Mundo frente a las demandas de mayor apertura comercial por parte de los países más industrializados y la reticencia de estos últimos a negociar cuestiones agrícolas.

Por su parte el presidente de China, Hu Jintao, debió regresar el martes a Pekín debido a los disturbios en Xinjiang, región del noroeste del país. Pese a la ausencia de  “uno de los jugadores  más importantes del tablero”, éste será representado por el consejero de Estado Dan Bingguo.

Manifestaciones de rechazo y “medidas de seguridad”

Como era de esperar, se dispusieron fuertes medidas de seguridad en torno al evento para garantizar la seguridad de los jefes de Estado y del encuentro.

Estas comenzaron en el mes de junio, cuando la policía arrestó a cuatro personas acusadas de planear un ataque contra la cumbre de presidentes, con el fundamento de formar parte de organizaciones de “extrema izquierda” con algunos antecedentes.

Por su parte, las manifestaciones anticapitalistas comenzaron el sábado en Vincenza, al noroeste de Italia, ciudad que alberga una controvertida base militar estadounidense, pensada para convertirse en el mayor enclave militar en Europa. Las voces se alzaron para emitir un mensaje al presidente Barack Obama. Si Obama no renuncia a la base de Vicenza quiere decir que no renuncia a la política imperial y neocolonial de dominio de los Estados Unidos”, argumentó el lider del movimiento alternativo “Socialforum”.

En la jornada de ayer fueron detenidos cinco personas en L’Aquila y otras 35 en Roma. Según los medios italianos los detenidos en L’Aquila han sido denunciados por posesión de “objetos lesivos” (bates de béisbol y porras) y fueron puestos posteriormente en libertad e instados a abandonar dicha ciudad. En Roma, los manifestantes incendiaron gomas y contenedores de basura en una de las vías principales de comunicación, y cortaron durante veinte minutos el acceso a la autopista que conecta la capital con la ciudad donde se reunirá el G8.

Luego de las detenciones, unas 300 personas se concentraron en la Universidad de La Sapienza, la más grande de Roma, en protesta contra el arresto de quienes manifestaban su oposición a la cumbre.

En este contexto la ciudad de Roma permanece blindada por quince mil policías y militares. Así las autoridades italianas buscan evitar que se repita la tragedia ocurrida durante el G8 de Génova en 2001 que terminó con la muerte de Carlo Giuliani.

manifestantes antiglobalización
manifestantes antiglobalización

Deja un comentario