Sapag: “No podíamos permitir que ganaran”

Política

Jorge Sapag
Jorge Sapag

Durante los festejos de ayer por la victoria de la lista Azul, un exaltado Jorge Sapag respondió a las críticas de la oposición y fue claro al momento de plantear como estaban dadas las cosas entre su lista y la que comandaba Jorge Omar Sobisch. Una victoria rival suponía el comienzo de una arremetida sobischista que tarde o temprano haría mella en su poder de gobernabilidad.

El actual gobernador de la provincia, Jorge Sapag, fue tajante respecto al impacto y la trascendencia de los comicios internos celebrados ayer. Los intereses puestos sobre la mesa eran claros y la apuesta de Sobisch era fuerte. Un triunfo de su parte indefectiblemente hubiera complicado las cosas para el actual mandatario provincial, y seguramente por esta razón luego se lo vio tan exultante durante los festejos. Hasta se lo escuchó decir “ya está, se terminó”, como quien acaba de librar una dura y larga batalla, y llega al final, conforme pero extenuado.

Pasadas las 20.30 de ayer, cuando hasta la oposición ya había admitido su derrota, los victoriosos hombres de la lista Azul comenzaron a ganar las calles. Los festejos se concentraron en la intersección de las calles Roca y Rioja, a metros del palacio de gobierno.

En el palco montado en el lugar todos tuvieron su turno para dirigirse a la multitud: la vicegobernadora Ana Pechén, el candidato del triunfo Luis “Chito” Jalil con un extenso discurso y en último término hizo lo propio Sapag. A las constantes demostraciones de alegría producto de la victoria también se le sumaron críticas y claros mensajes, algunos indirectos, otros no tanto, a sus oponentes.

“No podíamos permitir que los dirigentes de la lista blanca nos ganaran esta elección. Pero ya se terminó…les tocó perder…que sigan participando”, arremetió Sapag irónicamente, pero también resumiendo en pocas palabras cómo estaba planteado el panorama, tanto para el partido como para el futuro de la provincia.

“Cuatro años estuvimos en campaña y siempre actuamos con respeto hacia el gobierno –con Sobisch  a la cabeza durante aquel período-, nunca le fuimos a competir el espacio de poder”, dijo en tono de queja, plenamente consciente de cuáles eran las intenciones de su oponente y las consecuencias que una victoria rival hubiera acarreado para su actual gestión.

Otro momento de tensión se vivió cuando se dedicó a responder las denuncias de algunos dirigentes de la lista blanca que los acusaron por supuestos aprietes y compra de votos. “Quiero decirles que este triunfo lo hicimos con limpieza, con democracia, y también lo hicimos con el pecho caliente”, se defendió aprovechando la oportunidad también para reivindicar su temple personal, tantas veces cuestionado desde sectores de la oposición.

Con la contienda ya definida y con la mirada ahora puesta en el futuro, Sapag pidió conciliación entre las distintas facciones internas para que “el MPN unido sea una alternativa para el Deliberante de Neuquén”, en las próximas elecciones para concejales que se llevarán a cabo el 23 de Agosto.

Deja un comentario