Piercing

POPURRI

09-07-02 piercing

Me pareció interesante e importante poder realizar un resumen de un artículo escrito en un PRONAP (Programa Nacional de Actualización Pediátrica) por la Dra. Cristina Catcicaris y el Dr. Julio Busaniche, ambos del Hospital Italiano de Buenos Aires, pediatras y especialistas en adolescencia.

Ernesto Maletti – médico pediatraPiercing significa “perforación” en inglés. Las perforaciones (o piercing), consisten en la práctica de una abertura en el cuerpo a través de una aguja u otro instrumento. El objetivo primordial es el del adorno temporario.

Es fundamental que la población en general y los adolescentes en particular estén informados a lo a que se exponen cuando deciden “adornarse”, cómo disminuir la posibilidad de complicaciones posteriores (a veces muy serias) y saber cuales son los cuidados previos.

Estas perforaciones constituyen una práctica muy antigua, con diferentes significados: religiosos, mágicos, decorativos.

Los ancestros mayas, se realizaban perforaciones en la lengua y/o genitales como parte de rituales religiosos, para ahuyentar los malos espíritus o a las desgracias.

Las perforaciones en orejas, boca y nariz eran (y son) una práctica corriente en sociedades africanas, en Asia y América del Sur como expresión de belleza o de pertenencia a una cultura.

A fines de los años 70, en Europa, el movimiento Punk comienza a utilizar joyas pequeñas, que luego fueron incrementándose en tamaño y diversidad, lo que produce un fuerte impacto cultural, interpretándose a ésta práctica como una forma de autoagresión y automutilación como muestra de rechazo y provocación a una sociedad cada vez más competitiva y discriminativa.

En general, en nuestro medio, es frecuente que a las niñas al nacer (o dentro de los primeros días de vida) se les realice una perforación en el lóbulo de ambas orejas, para colocarle aritos (que es el piercing más frecuente). De todos modos, en los últimos 20 años, las perforaciones en otros lados del cuerpo, se han convertido en una práctica mas que habitual, sobre todo en adolescentes y jóvenes.

En nuestro país no hay grandes estadísticas, pero en Estado Unidos la incidencia en jóvenes universitarios ronda el 30% (sin contar los aros en el lóbulo de las orejas de las mujeres, ya que esto es considerado como totalmente habitual).

Los motivos por los cuales un adolescente quiere colocarse un piercing son múltiples: impactar, ser mirado, arriesgarse a algo o estar a la moda. En realidad, está en búsqueda de identidad.

Pero una parte de la sociedad lo concederá una trasgresión, un acto de rebeldía una falta a los modelos de belleza y de cuidados corporales. También se lo asocia a mayor consumos de drogas.

Por lo tanto, hay una suerte de discriminación,  no sólo en las escuelas, sino también ante la necesidad de conseguir trabajo.

Sitios y técnicas de perforación

El sitio más frecuente y aceptado por nuestra sociedad es en los lóbulos de las orejas, en donde lo habitual es colocar aros, históricamente como símbolo del ser mujer. En los últimos años, los varones también lo utilizan como sitio de piercing, casi siempre de un sólo lóbulo de la oreja.

Otros sitios elegidos son: el cartílago de la oreja, cejas, tabique y cartílago de la nariz, labios, frenillo, lengua, úvula, nuca, pezones, ombligo y genitales (clítoris, labios mayores y menores, uretra, escroto, etc.)

Usualmente, para perforar no se utiliza anestesia, las realiza un especialista en tatuajes, un amigo o el propio adolescente.

Una aguja o el mismo aro es lo que frecuentemente se usa para perforar.

Riesgos de la práctica de piercing

No siempre los chicos y jóvenes tienen noción de los riesgos potenciales que conlleva la perforación, no sólo en la compra y la colocación, sino en los cuidados posteriores y a las infecciones a que ocasionar el procedimiento.

Con respecto a la compra: se aconseja que la “joya” sea de oro, plata, platino o de acero quirúrgico, para evitar reacciones inflamatorias e infecciosas locales.

Para disminuir los riesgos inherentes a la colocación, es fundamental buscar a la persona indicada, es decir, que esté entrenada y que tenga los recaudos de asepsia que corresponde.

No es aconsejable realizarse un piercing en verano ni en aquellos que presenten acné, ya que esto aumenta el riesgo de infección.

También debemos tener en cuenta que hay sitios de mayor riesgo que otros.

Complicaciones más frecuentes

Están determinadas por el sitio de la perforación, el material del adorno, la experiencia del que lo coloca, la higiene y los cuidados posteriores.

Las complicaciones ocurren en aproximadamente 17% de los casos y pueden ser generalizadas o localizadas.

Complicaciones generalizadas

A través de la perforación pueden ser contagiadas varias enfermedades infecciosas como el HIV, Hepatitis B y C, Tétanos y otras varias producidos por gérmenes patógenos de la piel mal esterilizada.

Complicaciones localizadas

Cualquier sitio de la piel que se perfore, corre el riesgo de infección o sangrado.

Los sitios que más frecuentemente se infectan son el ombligo y el cartílago de la oreja, por la pobre irrigación, la humedad de la piel y el roce contínuo con el pelo o con la ropa (ya sea oreja u ombligo respectivamente).

La lengua, cejas, ombligo, pezones, labios y  genitales, están realmente expuestas a traumatismos constantes, por roce, tracción o por enganche.

El sangrado es más habitual en la perforación de la lengua.

Las reacciones alérgicas al material perforante y las malas cicatrizaciones no son infrecuentes.

Las perforaciones en el pezón pueden producir mastitis e hiperprolactinemia (mayor concentración de una hormona productora de leche).

Las genitales, tanto en la mujer como en el varón, favorecen las infecciones locales a repetición, traumatismos de uretra e incluso estenosis uretral.

En resumen

¿Pensás hacerte uno?

Tenes derecho, pero…

No te apures, pensá, conversá la decisión con tus padres y tu médico y cuídate para evitar problemas. Debes saber los riesgos para evitar dificultades.  Controlá tus vacunas contra la Hepatitis B y el Tétanos.  Buscá una persona que sepa hacerlo bien y con una adecuada higiene.

Si sufrís alguna enfermedad (como HIV, Hepatitis, trastornos de coagulación o problemas en la piel) tenés que consultar con tu médico. Utilizá material adecuado. No te perfores si no es de buen oro, platino, plata o acero quirúrgico.

El lugar más seguro para perforar el lóbulo de la oreja. Tratá de evitar otros sitios.

Ojo!!… con los piercing en tus genitales, ya que se rompen fácilmente los preservativos.

No utilices: pomadas con antibióticos, ya que no permite que el aire llegue a la perforación .

No te pases alcohol, ni agua oxigenada. Lavá la zona con agua y jabón.

Y a ustedes, padres!!!…

Si tu hijo o hija desea hacerse un piercing: escúchalo, aconséjalo, no pienses que se está autoagrediendo, ni que tiene problemas de personalidad. Sólo es una etapa de crecimiento e independencia.

Controlá su salud y fomentá su autocuidado!!!

Creemos que los adolescentes y jóvenes tienen derecho a actuar sobre su cuerpo, pero también adquieren obligaciones y responsabilidades, ya que no solamente pueden dañar su salud sino también la de otros, al no cumplir con los requisitos básicos e ineludibles de prevención

One thought on “Piercing

  • Duele Olle Me Poedes Ayudar Como Lo Debo Cuidar Para q No Se Me Baya A Pasar Nada En Mi Perforacion *Lengua * porfabor quiero saber como kuido mi lenguia con mi pirsings para que no se me infecte y baya a cosas peores

Deja un comentario